Untitled Document
nuestras mascotas


jumil

JUMIL

Como toda hormiga, es muy trabajadora y siempre está dispuesta a poner manos a la obra, sobre todo en las labores de limpieza.

Jumil nació en el estado de Guerrero. En su afán por conocer ha recorrido ya todo México, encontrando lugares muy hermosos pero al mismo tiempo con basura acumulada que afea el paisaje, lo deteriora e incluso ha sido la causante de la muerte de muchas plantas y animales.

Por eso, ha decidido poner manos a la obra con su familia para levantar toda la basura que encuentren a su paso y devolver la belleza que tienen las calles, parques, jardines, bosques, playas y ríos.

Los amigos inseparables de Jumil son Cobita y Chom-chom. Los tres acompañan siempre a aquellos que no quieren ver sus desechos convertidos en basura.


chom chom

Chom-chom

Chom-chom nació como uno de los botes de basura más elegantes de su época. Se dice que es del D.F. pero ni él mismo está seguro, ya que a donde quiera que vaya, mientras tenga que comer es feliz.

Lo malo es que a veces no lo hace con frecuencia y lo peor es que lo alimenten con desperdicios todos revueltos: cartón con aceite, cáscaras de fruta, etc. Prefiere su alimentación bien balanceada y separada por tipo de desechos: orgánicos e inorgánicos.

Conoció a Jumil y a Cobita un día que andaba recolectando vasos de unicel en Mazatlán. Los tres querían impedir a toda costa que esta basura llegara al agua y fuera un depredador más de la flora y fauna marinas.





cobita

COBITA

Cobita es una escoba. Vivaracha, coqueta y ágil, es muy práctica y no le gusta perder el tiempo preguntándose por qué la basura llegó al piso. Está ahí y debe ser recogida.

Cobita es oriunda de Zacatecas. Pasó su infancia escuchando a los ancianos platicar sobre cuán verdes eran los pastos y azul el cielo en aquellas épocas en que no había basura ni contaminación.

Conoció a Jumil cuando ambos estaban de paso por Chiapas y se unieron a una jornada para limpiar el Cañón del Sumidero. Desde entonces han recorrido todo México.